lunes, 21 de noviembre de 2011

The winter arrives right now

Pues después de la precampaña que duraba ya desde el anuncio de ZP de las elecciones anticipadas y de la dura (por pesada) campaña de quince días (que han parecido quince meses) se confirma que el invierno ha llegado a TW. No han pasado ni veinticuatro horas desde la victoria electoral del PP y el pueblo se ha revuelto. Primer tag relevante #RajoyDimision. Pues si empezamos así, nos vamos a quedar sin reivindicaciones en cuestión de una semana. La suerte se echó ayer, la suerte que a algunos les favorece, a otros les violenta, a otros les da igual porque seguirán viviendo del mismo modo, como es mi caso.

Yo ya he pataleado bastante, ahora paso a modo vigilante y reivindicativo pues tener derechos civiles y estar en paz con haciendo me posibilita para poder hacer una crítica constructiva y razonable. Y aunque sé que hemos regalado nuestra soberanía a la superpotencia (modo irónico on) de la UE, seguiré pensando que esto tiene remedio, seguiré pensando que el pueblo español no es tan cobarde como demostró ayer. Ayer asistimos a los mejores resultados del PP en democracia (auspiciados por una ley electoral que puede llamársele de todo menos democrática: ¿podemos decir que ganó la mayoría? SÍ ¿podemos decir que todos los votos valen lo mismo? NO). El próximo presidente de mi Gobierno me parece un hombre pusilánime, que vive de las rentas de sus "méritos" anteriores, veremos ahora cómo demuestra eso que dice ser: un hombre prudente, ahora que no está bajo el ala protectora de su mentor, el inefable José María Aznar.

Al final, no debemos perder esto de vista, el poder ha cambiado de nombre, pero sigue estando en las manos de los mismos, sean azules o rojos. Parásitos por doquier, de los que podríamos salvar muy poquitos. En estos momentos, sinceramente, prefiero un Gobierno tecnócrata, que sea capaz de ir a las instituciones mundiales y usar el idioma universal (inglés) que se nos exige al pueblo para poder tener un trabajo digno.

La política es un profesión digna pero la dignidad no le viene de suyo, sino de aquellos que la ejercen. En esto no somos pioneros, pues la indignidad es el Diputado 351 de nuestras Cortes Generales. De momento me conformaría con que sus Señorías leyeran (y entendieran) la "Ética Nicomaquea" y la "Política" de Aristóteles. Sé que mi petición es un delirio pero confío en que alguien puede tener la inquietud intelectual (y moral) de ganarse la confianza y el puesto en eso que llamamos Cortes Generales.

De momento, otorgo el beneficio de la duda, presiento que no me durará mucho esta actitud pero procuraré ser constructiva, a la vez que crítica y si hay que otorgar algún mérito no me dolerán prendas. Mi independencia política me permite vivir sin miedo, me permite enfrentarme a lo que no me gusta y atacar duramente los desmanes. Seguiré sin servidumbre ideológicas para sentirme libre para escribir.

Podrán secuestrarnos nuestra libertad "social" pero la libertad ontológica, propia e inherente al ser humano, no es susceptible de ser secuestrada. Espero que esto no se nos olvide.

Piensa, actúa, libérate... es mi deseo para todos, gobierne quien gobierne...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog